TIERRA SANTA CHALLENGE 

ETAPA 28 - EL SANTO SEPULCRO

Estimado peregrino:

Si ayer augurábamos silencio por el misterio de la muerte, hoy auguramos asombro absoluto por el misterio de la vida que, incluso en los pronósticos más desoladores, acaba siempre saliendo adelante. Es cierto que no siempre como a nosotros nos gustaría o en los plazos que exigimos, pero la certeza de que “todo saldrá bien” o de que “la vida es bella a pesar de todo”, nos posibilita vivir más esponjados o, al menos, no atenazados por una desesperación sin sentido.

La Resurrección de Jesús es la luz que ilumina todas las etapas anteriores. Les da un colorido nuevo, confirma su verdad, las abre al futuro y nos entusiasma con un “¡Merece la pena!”. Merece la pena decir “sí”, merece la pena echar una mano a la prima Isabel, merece la pena la incomprensión, pasar por Galilea, sanar a los enfermos, gritar las bienaventuranzas, unirnos al mundo que desea ser bautizado… y merece la pena tu vida, con tus grietas y desolaciones, pero es que con tus poquitos peces y panes… ¡cuánto puede hacer el Resucitado si se los ofreces de corazón!

Y otra cosa que merece mucho la pena es entrar en la intimidad del Santo Sepulcro y acoger, en la medida que nos dispongamos y que se nos dé, la Vida con mayúsculas que irradia este santo lugar. Así que… EUNTES.

  1. Vídeo 1: El Santo Sepulcro:

Quizás este sea uno de los vídeos más impresionantes de esta Peregrinación Virtual “Tierra Santa Challenge”, pero no queremos desvelar nada.  Prepara tu corazón para lo que ahora se te va a presentar.

2. Video 2:

Marisa, catequista de Ezcaray, al igual que María Magdalena, nos ofrece un testimonio precioso de qué significa que Jesús ha resucitado.

3. Propuesta orante:

ESTÁNDAR

Escucha esta canción con la intención de dejar que Dios renueve en ti aquellas partes que andan más mortecinas.

Todo lo haces nuevo, Jesús:

EXTREME

Del Evangelio según Juan 20,11-18

 

Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.

 

Ellos le dicen: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto». Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.

Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré». Jesús le dice: «María».

 

Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní -que quiere decir: «Maestro». Jesús le dice: «Deja de tocarme, que todavía no he subido al Padre. Pero vete a mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios».

 

Fue María Magdalena y dijo a los discípulos: «He visto al Señor» y que había dicho estas palabras. 

ELIGE LA OPCIÓN A O B

 

A - Contemplación del encuentro entre Jesús y María Magdalena

  1. Busca un lugar adecuado para disfrutar de un encuentro íntimo.

  2. Haz la señal de la cruz con gran consciencia de que la cruz es un signo del amor de Dios y no un signo de muerte.

  3. Pide al Señor este gran don: PODERTE ALEGRAR CON JESÚS POR LA ALEGRÍA QUE ÉL SIENTE AL SER RESUCITADO POR EL PADRE.

  4. Métete en la escena: mira, escucha, habla…

  5. Da gracias a Dios por este momento y pídele que la alegría del Resucitado sea la fuerza para vivir en el día de hoy.

 

B - Paseo sonriente

Date un paseo y disfruta de la resurrección de Jesús en plena naturaleza, parque de la ciudad o la calle. Siendo consciente de tu respiración y regalando miradas y sonrisas de gozo e incluso saludando. Una alegría que nace de que Jesús está súper feliz y eso a ti te hace también muy feliz.

 

Puedes terminar la oración con esta canción “Todo lo haces nuevo, Jesús”:

3. La pista de hoy: 

Si la verdadera es de tierras del Apóstol Santiago, la que buscamos procede de una región histórica francesa que forma la esquina suroeste de Francia y limita con España y el Atlántico.

4. Échanos una mano en este proyecto. Muchas gracias.

  • Esta experiencia de Tierra Santa Challenge nació de forma gratuita a raíz de la pandemia de COVID19 con el fin de llevar a los domicilios particular un itinerario de fe a los jóvenes riojanos. Sin embargo, lo virtual ha trascendido diócesis y fronteras. Nuestros medios humildes tenían en mente a 50-80 jóvenes de La Rioja, sin embargo, en este Tierra Santa Challenge estamos 1750 personas de todos los rincones del mundo.

  • Esto ha supuesto un esfuerzo grande que deseamos convertir, gracias a vuestros donativos, en ayuda para las personas enfermas de nuestra hospitalidad de La Rioja y para seguir fomentando las experiencias “Challenge”. De hecho, ya sabéis que a partir del día 25 queremos empezar el Camino de Santiago Challenge: www.challengelarioja.com

  • Por todo ello, te pedimos que, en la medida que puedas, colabores con tus donativos tanto en el mantenimiento de este proyecto, como en la colaboración que vamos ha seguir teniendo con Caritas la Rioja en su Fondo de Solidaridad, que colabora con la atención a familias que se han visto afectadas por al crisis que esta provocando esta pandemia.

Beneficiario: Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

Número de Cuenta: ES71 2085 5652 8103 0043 8880

PARA DONATIVOS DESDE FUERA DE ESPAÑA ES POSIBLE QUE LES PIDAN EL CÓDIGO SWIFT: CAZRES2Z

Asunto: Peregrinación Virtual Tierra Santa

5. Rellena el formulario final para subirte al autobús hasta la nueva etapa: EL MONTE SIÓN (GALLICANTU) - Haz click en el bus

TAREAS EXTRA y OPCIONALES PARA MUY MOTIVADOS

      Especial Santo Sepulcro No está aquí. ¡Ha resucitado! (41 min)

Resurrección. José María Rodríguez Olaizola (3 min)

Resurrección. José María Rodríguez Olaizola (3 min)

Reflexión del Domingo de Resurrección en La Rioja (20 min)

Lo que no se sabía de la restauración del Santo Sepulcro

Los trabajos de restauración del edículo que aloja la tumba de Jesús han sacado a la luz datos desconocidos

Después de 10 meses y 6 millones de euros, la restauración del edículo que alberga el Santo Sepulcro llegó a su fin hace exactamente un año. Poco se ha dado a conocer de los detalles de las obras; se sabe cómo ha sido afianzada la estructura del Edículo que cubre la tumba, alterada después del paso de los siglos, ¿pero en qué estado está la piedra original que acogió el cuerpo de Jesucristo a la espera de la resurrección?

La profesora Cayetana Johnson, profesora de la Universidad San Dámaso y arqueóloga en varios puntos de Tierra Santa, desvela que «debido a que la piedra de la zona del Santo Sepulcro es una piedra muy blanda, muchas estructuras de la basílica se han visto alteradas; por eso se dudaba de las condiciones en que podía estar la piedra original donde fue colocado el cuerpo de Jesús».

Cayetana, que el martes 31 de octubre dará una conferencia en San Dámaso sobre Arqueología del Santo Sepulcro, cuenta que «cuando el equipo de investigación retiró la piedra protectora más superficial, que data del siglo XVI, y la que hay justo debajo, de la época de las Cruzadas, hasta llegar a la piedra original, no se podían creer que estuviera en ese estado de conservación. No se había tocado desde el siglo XVI, y estaba en perfectas condiciones. Que no se haya roto es un hecho prodigioso, teniendo en cuenta la degradación de la piedra en toda esa zona».

Cayetana desvela además «un detalle muy bonito de la restauración: cuando los operarios llegaron hasta la piedra original, olieron a flores. Yo misma pregunté el verano pasado a algunos operarios que están trabajando en la restauración de la Capilla de Santa Elena y ellos mismos me lo confirmaron».

Un poco de historia:

Cayetana, que cada verano participa en las excavaciones de Jasor, al norte del país, y en Jerusalén, en la zona que se llama la Ciudad de David, enumera los avatares históricos por los que ha pasado la tumba donde fue enterrado Jesús: «La zona del Gólgota, extramuros de la ciudad, era una cantera y a la vez un lugar de enterramiento, en el que las élites de Jerusalén construían allí su tumba. Después de la Resurrección y de todo lo que pasó después, esa zona experimentó un cambio.

Muchos cristianos empezaron a peregrinar y ese lugar fue un lugar de culto extraoficial, porque el cristianismo no formaba parte de las religiones toleradas por el Imperio. De hecho, en el siglo II, el emperador Adriano visita la región y decide levantar un templo a Afrodita en toda la zona del Calvario, usando para ello sillares del templo de Jerusalén que había sido destruido en el año 70. Eso supuso una contrariedad para todos esos cristianos que ya estaban venerando esos lugares relacionados con la muerte y resurrección de Jesús. Se les impedía así rezar allí; y a eso se sumó además una diáspora masiva de los habitantes de la ciudad, a raíz de la revuelta de Bar Kojba entre los años 132 y 135: muchos judíos y cristianos fueron expulsados y los lugares santos quedaron abandonados durante años».

Tras la restauración del cristianismo debido a Constantino, «de la mano de santa Elena se recuperan muchos lugares cristianos. Fue ella la que decide tirar abajo ese templo de Afrodita y levantar un edículo y la basílica en torno al Santo Sepulcro». A partir de entonces, a pesar de los avatares de la historia, de los incendios y de los desastres naturales, el Santo Sepulcro ha sido un lugar privilegiado de peregrinación para cristianos y no cristianos de todo el mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El detalle del sudario doblado:

¿Por qué Jesús fue enterrado en el interior de una roca? La profesora de San Dámaso cuenta que «la tradición funeraria de los judíos procede de una tradición anterior que se remonta ni más ni menos a la Edad de Cobre. Se enterraba en roca madre, en cuevas o en tumbas excavadas directamente en la roca. Esta roca madre se denomina en hebreo Adamá, que es lugar de donde nace, es creado el hombre, de la tierra –de ahí la palabra Adán para designar al primer hombre–: como el hombre es creado de Adamá, debe volver en su muerte a Adamá. Por eso la costumbre era que en la tumba excavada en la roca hubiera una primera sala que tenía una piedra que servía como pudridero y ahí se dejaba el cuerpo durante un año. El cuerpo se vendaba y se ungía con aceites perfumados».

Si se dejaba durante un año, ¿entonces por qué volvió María Magdalena a la tumba? Cayetana cuenta que «era habitual que los familiares del difunto volvieran a los tres días. La razón es que se pensaba que al tercer día ese cuerpo podía revivir; de hecho, en el Talmud –en el Tratado Semajot–, se recogen los casos de personas que fallecieron y al tercer día volvieron a la vida, uno de ellos para vivir después 25 años más. Por eso el difunto debía ser envuelto de manera exquisita, por si acaso revivía. Si no había sido así a los tres días, entendían que el alma ya había emprendido su camino, y entonces se dejaba el cuerpo pudrir durante un año, a cuyo término se volvía para recoger los huesos, depositarlos en un osario y dejarlos en un nicho en la misma cueva».

Hay otros detalles muy bonitos del momento de la resurrección de Jesús, como el del sudario doblado en un sitio aparte, tal como narra el evangelio de San Juan. «Es una costumbre rabínica –dice Cayetana–. Cuando estaba sentado a la mesa con sus discípulos y se quería levantar para cualquier cosa y luego volver, el rabino doblaba la servilleta, como indicando que la reunión no había terminado y que iba a regresar. Lo mismo indica el sudario doblado: Volveré. Es un simbolismo precioso».

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo

FIN ETAPA 28 - SANTO SEPULCRO

CONTÁCTANOS EN:

E-mail: juventud@iglesiaenlarioja.org

© 2020 Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño
Pastoral Juvenil de La Rioja