TIERRA SANTA CHALLENGE:

OBJETIVO LLEGAR AL CENACULO EL 30 DE OCTUBRE

ETAPA 3 - CESAREA MARITIMA - MONTE CARMELO

 

Querido amigo, querida amiga:

Ya vamos cogiendo ritmo… pero esto apenas ha comenzado. Tomamos el bus y recorremos 35 Km hacia el norte, acercándonos a Haifa, la tercera ciudad más importante de Israel.

Tendremos siempre vistas al mar a nuestra izquierda y, de repente, a la derecha, todo lo que ves ¡es el Monte Carmelo!

 

 

 

 

 

 

No eres la primera persona que imaginaba el Monte Carmelo como un montículo pronunciado. ¡No! Más bien la palabra que mejor lo definiría sería “serranía” y es que este monte nos acompaña más de 20 Km. No llega a 600 metros de altitud, pero es que está muy cerquita del mar y esto llama la atención.

Nosotros, realmente, nos detendremos en el gran mirador del convento carmelita Stella Maris, de donde irradia la devoción de la Virgen del Carmen por todo el mundo y… muchas más cosas… ¿preparad@ para aprender nuevas cosas?

¡VAMOS A LAS TAREAS! 

  1. Visita turística a Monte Carmelo y Haifa

2. María, Stella Maris

3. Modalidad Estándar: VIRGEN DEL CARMEN

  • (Si tu modalidad es EXTREME, pasa a 3A)

  • Si tienes una imagen de la Virgen del Carmen, tómala.

  • Siéntate en un lugar tranquilo e imagina que tú, como el siervo de Elías, miras al horizonte y ves una nubecilla que te recuerda a la virgen María, nuestra buena madre.

  • Hay una oración muy sencilla, el Ave María, que, rezándolo varias veces, de diez en diez y recordando algún momento de la vida de Jesús, constituyen el rosario. Te proponemos rezar 20 Avemarías. En cada oración ve poniendo nombres y rostros de personas por las que orar: familiares, compañeros, sanitarios, fuerzas de seguridad.

  • Al finalizar da gracias a María por este momento, mientras escuchas la siguiente canción:

Una vez que hayas realizado el ratito de oracion, pasa al punto 5 y 6

3A. Modalidad Extreme: ELÍAS Y LOS SACERDOTES DE BAAL

  • Buscamos un lugar donde podamos orar y leer serenamente.

  • Si tienes una imagen de la Virgen del Carmen o un escapulario, tenlo cerca… y hoy también un recipiente con agua.

  • Lee despacio el siguiente texto:

El rey Acab fue a encontrarse con Elías, y cuando lo vio, le dijo:

—¿Eres tú el hombre que causa tantos problemas en Israel?

Elías le contestó:

—Yo no causo problemas en Israel. Tú y la familia de tu padre han sido la causa de los problemas. Cometiste un gran error cuando dejaste de obedecer lo que dice el SEÑOR y comenzaste a seguir dioses falsos. Ahora, dile a todo Israel que se reúna conmigo en el monte Carmelo y trae también a los cuatrocientos cincuenta profetas del dios Baal y a los cuatrocientos profetas de la diosa falsa Aserá que dependen de la reina Jezabel.

Así que Acab citó a todos los israelitas y a los profetas a un encuentro en el monte Carmelo. Elías se acercó a todo el pueblo y le dijo:

—¿Hasta cuándo seguiréis dudando? Decidid si el SEÑOR es el Dios verdadero y entonces seguidle. Pero si Baal es el Dios verdadero, entonces seguid a Baal.

La gente no respondió ni una palabra. Así que Elías dijo:

—Yo soy el único profeta del SEÑOR que queda, pero hay cuatrocientos cincuenta profetas de Baal. Así que traigan dos toros. Que los profetas de Baal tomen uno, que lo maten y lo corten en pedazos. Que traigan madera, pero sin prenderle fuego. Luego yo haré lo mismo con el otro toro y tampoco prenderé fuego al sacrificio. Vosotros, profetas de Baal, suplicaréis a vuestro dios y yo suplicaré al SEÑOR. El que conteste con fuego es el verdadero Dios.

Al pueblo le pareció una buena idea.

Entonces Elías les dijo a los profetas de Baal:

—Ya que vosotros sois mayoría, elegid primero vuestro toro, preparadlo y pedid en el nombre de vuestros dioses, pero sin prenderle fuego al sacrificio.

Así que los profetas tomaron el toro que la gente les dio y lo prepararon. Oraron a Baal hasta el mediodía. Le pidieron a gritos: «¡Baal, por favor, contéstanos!» Pero sólo hubo silencio, no hubo respuesta mientras los profetas bailaban alrededor del altar que habían construido.

Al mediodía, Elías comenzó a reírse de ellos. Les dijo:

—¡Gritad más fuerte! Si él es dios, tal vez esté ocupado o quizá esté haciendo sus necesidades o tal vez salió un rato. A lo mejor está durmiendo y si rezan un poco más fuerte lo despertarán.

Y comenzaron a gritar más fuerte y a cortarse con cuchillos, espadas y lanzas hasta sacarse sangre, como era su costumbre. Se hizo tarde, pero el fuego todavía no aparecía. Los profetas continuaron profetizando hasta llegar el momento de hacer el sacrificio de la tarde, pero no pasó absolutamente nada. Baal no hizo ni un ruido. No contestó nada. Nadie los escuchaba.

Entonces Elías le dijo a todo el pueblo:

—Reuníos conmigo.

Así que todo el pueblo estuvo junto a Elías. El altar del SEÑOR había sido destruido, así que Elías lo arregló. Elías encontró doce piedras, una por cada una de las doce tribus nombradas por los doce hijos de Jacob, a quien el SEÑOR había llamado Israel. Elías usó las piedras para arreglar el altar en honor al SEÑOR. Después hizo una zanja alrededor del altar que podía contener quince litros de agua. Luego Elías acomodó la madera en el altar, cortó el toro en pedazos y los colocó sobre la madera. Entonces les dijo:

—Llenad cuatro jarrones de agua y derramad toda el agua sobre los pedazos de carne. Luego Elías dijo:

—Hacedlo de nuevo.

Después dijo:

—Hacedlo por tercera vez.

El agua corrió hasta llenar la zanja alrededor del altar.

Al llegar el momento del sacrificio de la tarde el profeta Elías se acercó al altar y oró así: «SEÑOR, Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Ahora te pido que des una prueba de que tú eres el Dios de Israel y que yo soy tu siervo. Muéstrales que tú me ordenaste que hiciera todo esto. SEÑOR, atiende mi oración, muestra a la gente que tú, SEÑOR, eres Dios. Así la gente sabrá que tú los estás haciendo volver a ti».

Así que el SEÑOR hizo bajar fuego que quemó el sacrificio, la madera, las piedras e incluso la tierra alrededor del altar. El fuego también secó toda el agua de la zanja. Todo el pueblo vio esto, se postró y comenzó a decir: «¡El SEÑOR es Dios! ¡El SEÑOR es Dios!»

 Relee de nuevo el texto, pero con las siguientes claves:​  

  • Baal son aquellos “dioses falsos actuales” a los que la sociedad (y nosotros también) servimos en muchas ocasiones. Deja resonar dentro de ti a esos dioses para reconocerlos y desenmascarar su esterilidad.

  • ¿Qué tipo de pruebas hacen experimentar la Presencia de Dios en nuestro mundo? ¿Cómo puedo ser yo un testimonio vivo de lo feliz que me hace haber sido encontrado/a por Dios?

  • Da gracias a Dios por las personas que, con su ejemplo, te hicieron descubrir la presencia vida y poderosa (amorosa) del Señor.

  • Reza tres Avemarías para tomar consciencia de cómo Nuestra Señora del Carmen sigue amparándonos también hoy.

  • Al terminar, hacemos la señal de la cruz con el agua que tenemos en el recipiente o un signo de agradecimiento.   

4. La pista de esta etapa: NO ES UN VEGETAL

Al final de la peregrinación tendrás que resolver una cuestión que se te hará. Ve recogiendo las pistas que se te ofrecerá en cada etapa.

5. Todos los peregrinos, una vez hechas las tareas, debéis rellenar UNA SOLA VEZ el formulario para adquirir el billete de bus hasta San Juan de Acre

CONTÁCTANOS EN:

E-mail: juventud@iglesiaenlarioja.org

© 2020 Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño
Pastoral Juvenil de La Rioja