TIERRA SANTA CHALLENGE 

ETAPA 21 - JERUSALEN - Getsemani

Estimado peregrino:

¿Qué tal el cambio de planes? Lo bueno de haber dormido en Betania es que estamos muy cerca de Jerusalén (“ciudad de paz”) o en árabe Al Quds (“La santa”). ¡Ya están pisando nuestros pies tus umbrales Jerusalén!

Así que, menos letra y más música. Hoy es un día muy especial. Os dejamos tres canciones muy distintas (Heavy, pop católico de los 80 y Musical 33) para que empecéis a saborear la ciudad tres veces santa (no es necesario ver el vídeo entero porque el reto de hoy es largo, pero tú verás cómo andas de tiempo).

Desde la cima del Monte de los Olivos, que es uno de los principales montes de Jerusalén (hay otros, como el Monte Scopus o Monte Sión), puedes lograr una de las fotos más impresionantes de la ciudad. Pero como siempre os decimos, contemplad con vuestro corazón y no por medio de Iphones.

Pues bien. Desde la cima, vamos a ir bajando poco a poco hasta llegar a una huerta y una gruta donde había una prensa de aceite que denominamos “Getsemaní”. No son pocos los cristianos que siguen identificando Monte de los Olivos con Getsemaní. Un gran monte en el que está una buena parte de Jerusalén Este no es lo mismo que un huerto.

En esta bajada, pasaremos por Betfagé (domingo de Ramos), el lugar de la Ascensión, el lugar del Padrenuestro, la iglesia de Dominus Flevit (desde donde Jesús contemplaba Jerusalén y lloró por ella) y el convento ruso de Santa María Magdalena. Al pie del monte tenemos la gruta con el molino de aceite y la basílica de la agonía con la roca sobre la que Jesús oró diciendo: “Padre, sea tu voluntad y no la mía”.

Pues disfrutemos de esta recta final de la peregrinación.

¡Ánimo! Subamos al autobús y EUNTES.

  1. Vídeo. Monte de los Olivos y Getsemaní

 

Los frailes de Getsemaní nos dan la bienvenida a los peregrinos de Tierra Santa Challenge. ¡¡Gracias por vuestra acogida!!

Si deseas seguir profundizando, Jeremías Lera, profesor de Ciencias Religiosas (Biblia) de Logroño, nos ofrece unas palabras para situarnos un poco más. Si no, pasa a la explicación más teológica de Jesús Merino.

2. ¿Qué ocurrió en Getsemaní?

Jesús Merino, sacerdote de Santo Domingo de la Calzada, nos ayuda a comprender la densidad de la vivencia de Jesús en el huerto de Getsemaní tras la última cena.

3. Reto de esta etapa: lectura orante de este texto

Visualiza este vídeo y déjate tocar por él:
  • A continuación, pon un poco de música de fondo y ve repitiendo como un mantra (una frase sencilla que se repite armónicamente con la respiración) las siguientes palabras. “Padre, que sea tu voluntad (inspiración) y no la mía (expiración)”. Y, así, poco a poco, descansa en sus brazos (3 minutos).

  • Música para escuchar.

4. Ejercicio orante extreme (20 minutos)

Este punto solo es para la MODALIDAD EXTREME. Si tú eres estándar, puedes pasar al punto 5.

Paso 1. Lee el siguiente texto de Lucas (22,14-34)

Salió y, como de costumbre, fue al monte de los Olivos; los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: «Pedid que no caigáis en tentación».

Se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya». Entonces se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: «¿Cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación.»

Estaba todavía hablando cuando se presentó un grupo; el llamado Judas, uno de los Doce, iba el primero, y se acercó a Jesús para darle un beso. Jesús le dijo: «¡Judas, con un beso entregas al Hijo del hombre!» Viendo los que estaban con él lo que iba a suceder, dijeron: «Señor, ¿herimos a espada?» Y uno de ellos hirió al siervo del Sumo Sacerdote y le llevó la oreja derecha. Pero Jesús dijo: «¡Dejad! ¡Basta ya!» Y tocando la oreja le curó.

Dijo Jesús a los sumos sacerdotes, a los jefes de la guardia del Templo y a los ancianos que habían venido contra él: «¿Como contra un salteador habéis salido con espadas y palos? Estaba yo todos los días en el Templo con vosotros y no me pusisteis las manos encima; pero esta es vuestra hora y el poder de las tinieblas.» Entonces le prendieron, se lo llevaron y le hicieron entrar en la casa del Sumo Sacerdote; Pedro le iba siguiendo de lejos.

Paso 2. Contemplación de la escena.

  1. Busca un lugar apropiado para hacer oración.

  2. Marca el inicio de la oración con la señal de la cruz u otro signo.

  3. Pide al Espíritu que te dé conocimiento interno de Jesús e identificación con él.

  4. Al igual que hemos acompañado a Jesús en momentos más alegres, toca estar cerca de él en uno de los momentos más duros de su vida. Es el momento de elegir si volver a Galilea y sobrevivir o mantenerse en Jerusalén y llegar hasta el final. Pase lo que pase.

  5. Mira, escucha, habla, acoge… (este es el núcleo de la oración)

  6. Da gracias a Dios por este momento.

5. La pista de hoy: TE ACEPTARÍA UN RIVÉIRO Y UN PLATIÑO DE PULPIÑO.

Al final de la peregrinación tendrás que resolver una cuestión que se te hará. Ve recogiendo las pistas que se te ofrecerá en cada etapa.

6. SI QUIERES ECHARNOS UNA MANO…

Esta experiencia de Tierra Santa Challenge nació de forma gratuita a raíz de la pandemia de COVID19 con el fin de llevar a los domicilios particular un itinerario de fe a los jóvenes riojanos. Sin embargo, lo virtual ha trascendido diócesis y fronteras. Nuestros medios humildes tenían en mente a 50-80 jóvenes de La Rioja, sin embargo, en este Tierra Santa Challenge estamos 1750 personas de todos los rincones del mundo.

Esto ha supuesto un esfuerzo grande que deseamos convertir, gracias a vuestros donativos, en ayuda para las personas enfermas de nuestra hospitalidad de La Rioja y para seguir fomentando las experiencias “Challenge”. De hecho, ya sabéis que a partir del día 25 queremos empezar el Camino de Santiago Challenge: www.challengelarioja.com

Por todo ello, te pedimos que, en la medida que puedas, colabores con tus donativos tanto en el mantenimiento de este proyecto, como en la colaboración que vamos a seguir teniendo con Caritas la Rioja en su Fondo de Solidaridad, que colabora con la atención a familias que se han visto afectadas por al crisis que esta provocando esta pandemia.

Beneficiario: Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

Número de Cuenta: ES71 2085 5652 8103 0043 8880

Asunto: Peregrinación Virtual Tierra Santa

PARA DONATIVOS DESDE FUERA DE ESPAÑA ES POSIBLE QUE LES PIDAN EL CÓDIGO SWIFT: CAZRES2Z

7. Todos los peregrinos (estándar y extreme), una vez hechas las tareas, debéis rellenar UNA SOLA VEZ el formulario para adquirir el billete de autobús hasta JERUSALÉN - LA DORMICIÓN DE MARÍA

 - Haz click en el bus

TAREAS EXTRA y OPCIONALES PARA MUY MOTIVADOS

Betfagé, bendición de Fr. Aquilino:

      Domingo de Ramos:

      Paternoster

      Dominus Flevit

LECTURA: Papa Francisco (Christus Vivit 283-290)

 

Cómo discernir tu vocación

283. Una expresión del discernimiento es el empeño por reconocer la propia vocación. Es una tarea que requiere espacios de soledad y silencio, porque se trata de una decisión muy personal que otros no pueden tomar por uno: «Si bien el Señor nos habla de modos muy variados en medio de nuestro trabajo, a través de los demás, y en todo momento, no es posible prescindir del silencio de la oración detenida para percibir mejor ese lenguaje, para interpretar el significado real de las inspiraciones que creímos recibir, para calmar las ansiedades y recomponer el conjunto de la propia existencia a la luz de Dios»[157].

284. Este silencio no es una forma de aislamiento, porque «hay que recordar que el discernimiento orante requiere partir de una disposición a escuchar: al Señor, a los demás, a la realidad misma que siempre nos desafía de maneras nuevas. Sólo quien está dispuesto a escuchar tiene la libertad para renunciar a su propio punto de vista parcial o insuficiente […]. Así está realmente disponible para acoger un llamado que rompe sus seguridades pero que lo lleva a una vida mejor, porque no basta que todo vaya bien, que todo esté tranquilo. Dios puede estar ofreciendo algo más, y en nuestra distracción cómoda no lo reconocemos»[158].

285. Cuando se trata de discernir la propia vocación, es necesario hacerse varias preguntas. No hay que empezar preguntándose dónde se podría ganar más dinero, o dónde se podría obtener más fama y prestigio social, pero tampoco conviene comenzar preguntándose qué tareas le darían más placer a uno. Para no equivocarse hay que empezar desde otro lugar, y preguntarse: ¿me conozco a mí mismo, más allá de las apariencias o de mis sensaciones?, ¿conozco lo que alegra o entristece mi corazón?, ¿cuáles son mis fortalezas y mis debilidades? Inmediatamente siguen otras preguntas: ¿cómo puedo servir mejor y ser más útil al mundo y a la Iglesia?, ¿cuál es mi lugar en esta tierra?, ¿qué podría ofrecer yo a la sociedad? Luego siguen otras muy realistas: ¿tengo las capacidades necesarias para prestar ese servicio?, o ¿podría adquirirlas y desarrollarlas?

286. Estas preguntas tienen que situarse no tanto en relación con uno mismo y sus inclinaciones, sino con los otros, frente a ellos, de manera que el discernimiento plantee la propia vida en referencia a los demás. Por eso quiero recordar cuál es la gran pregunta: «Muchas veces, en la vida, perdemos tiempo preguntándonos: “Pero, ¿quién soy yo?”. Y tú puedes preguntarte quién eres y pasar toda una vida buscando quién eres. Pero pregúntate: “¿Para quién soy yo?”»[159]. Eres para Dios, sin duda. Pero Él quiso que seas también para los demás, y puso en ti muchas cualidades, inclinaciones, dones y carismas que no son para ti, sino para otros.

El llamado del Amigo

287. Para discernir la propia vocación, hay que reconocer que esa vocación es el llamado de un amigo: Jesús. A los amigos, si se les regala algo, se les regala lo mejor. Y eso mejor no necesariamente es lo más caro o difícil de conseguir, sino lo que uno sabe que al otro lo alegrará. Un amigo percibe esto con tanta claridad que puede visualizar en su imaginación la sonrisa de su amigo cuando abra su regalo. Este discernimiento de amistad es el que propongo a los jóvenes como modelo si buscan encontrar cuál es la voluntad de Dios para sus vidas.

288. Quiero que sepan que cuando el Señor piensa en cada uno, en lo que desearía regalarle, piensa en él como su amigo personal. Y si tiene planeado regalarte una gracia, un carisma que te hará vivir tu vida a pleno y transformarte en una persona útil para los demás, en alguien que deje una huella en la historia, será seguramente algo que te alegrará en lo más íntimo y te entusiasmará más que ninguna otra cosa en este mundo. No porque lo que te vaya a dar sea un carisma extraordinario o raro, sino porque será justo a tu medida, a la medida de tu vida entera.

289. El regalo de la vocación será sin duda un regalo exigente. Los regalos de Dios son interactivos y para gozarlos hay que poner mucho en juego, hay que arriesgar. Pero no será la exigencia de un deber impuesto por otro desde afuera, sino algo que te estimulará a crecer y a optar para que ese regalo madure y se convierta en don para los demás. Cuando el Señor suscita una vocación no sólo piensa en lo que eres sino en todo lo que junto a Él y a los demás podrás llegar a ser.

290. La potencia de la vida y la fuerza de la propia personalidad se alimentan mutuamente en el interior de cada joven y lo impulsan a ir más allá de todo límite. La inexperiencia permite que esto fluya, aunque bien pronto se transforma en experiencia, muchas veces dolorosa. Es importante poner en contacto este deseo de «lo infinito del comienzo todavía no puesto a prueba»[160] con la amistad incondicional que nos ofrece Jesús. Antes de toda ley y de todo deber, lo que Jesús nos propone para elegir es un seguimiento como el de los amigos que se siguen y se buscan y se encuentran por pura amistad. Todo lo demás viene después, y hasta los fracasos de la vida podrán ser una inestimable experiencia de esa amistad que nunca se rompe.

CONTÁCTANOS EN:

E-mail: juventud@iglesiaenlarioja.org

© 2020 Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño
Pastoral Juvenil de La Rioja