TIERRA SANTA CHALLENGE 

ETAPA 20 - BUEN SAMARITANO, Y... ¿algo mas? 

Estimado peregrino:

¡Qué ilusión! Después de Ain Karem ya podemos vislumbrar algo de la Jerusalén moderna, pero… paciencia. Hay un lugar que apenas se visita, desconocido para muchos peregrinos y que evoca la parábola del buen samaritano. Así que pedimos a los chóferes que nos lleven a la carretera que une Jericó (240 metros bajo el nivel del mar) con Jerusalén (743 metros sobre el nivel del mar): ¡1000 metros de desnivel en 30 Km! Pues bien, después de pasar el kilómetro 0, donde hay un señor con su camello con el fin de obtener unos dólares por la foto, y ya cerca del asentamiento judío en Palestina de 300.000 habitantes de clase media-alta (Ma´ale Adumim), podremos leer un cartel que nos indica que llegamos al lugar del buen samaritano.

Recordemos que el “buen samaritano” no es una persona de carne y hueso sino un protagonista de una de las parábolas de Jesús. Este relato sitúa a un hombre que bajaba por este camino de Jerusalén a Jericó, cuando fue asaltado. ¿Quién le socorrió? ¿Un sacerdote? ¿Un levita, que es un sacerdote de 2ª división? ¡No, estos no! Si tocaban un cadáver, quedaban impuros. Por tanto, dieron un rodeo, miraron y, por si acaso, mejor pasar de largo. No sea que la impureza religiosa se apoderara de ellos. Entonces, ¿quién le ayudó? ¡¡¡¡¡Un samaritano!!!!! Es decir, una persona de Samaria, con fama de ser infieles, herejes, adoradores de un Dios falso.

Pues bien, en una de estas rutas se han hallado restos de una iglesia bizantina y así fue como apareció este lugar conmemorativo. ¿Nos adentramos en las parábolas de Jesús que tanto “picaban” a sus oyentes? Realmente este Jesús no daba puntada sin hilo.

¡Ánimo! Subamos al autobús y EUNTES. Última etapa antes de la entrada a Jerusalén. Para no perder tiempo, le pedimos a Julio, sacerdote de la parroquia San Pablo de Logroño que nos ayude a profundizar.

  1. Vídeo. La fuerza de las parábolas de Jesús

2. ¡¡¡Avería!!! Hacia Betania. ¿Qué es este pueblo?

3. Reto de esta etapa: lectura orante de este texto

Visualiza este vídeo y déjate tocar por él:
  • A continuación, elige un momento del vídeo, páralo en ese instante y quédate contemplando esa escena 30 segundos, pidiéndole a Jesús un corazón generoso y disponible para echar una mano incluso a aquellos que socialmente son mal considerados.

4. Ejercicio orante extreme (8-10 minutos)

Este punto solo es para la MODALIDAD EXTREME. Si tú eres estándar, puedes pasar al punto 5.

Paso 1. Lee el siguiente texto de Lucas

Se levantó un legista y dijo, para ponerle a prueba: «Maestro, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»

Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?»

Respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.»

Le dijo entonces: «Bien has respondido. Haz eso y vivirás.»

Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?»

Jesús respondió:

«Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de salteadores que, después de despojarle y darle una paliza, se fueron, dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión. Acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y le montó luego sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él.

Al día siguiente, sacó dos denarios y se los dio al posadero, diciendo: `Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.' ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?» Él dijo: «El que practicó la misericordia con él.» Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo.»

Paso 2.

Relee de nuevo el texto quedándote con los verbos que se emplean. Y selecciona qué tres verbos te interrogan o inspiran en el día de hoy.

Paso 3. Oración final

Señor, no quiero pasar de lejos
ante el hombre herido en el camino de la vida.

 

Quiero acercarme
y contagiarme de tu compasión
para expresar tu ternura,
para ofrecer el aceite que cura heridas,
el vino que recrea y enamora.

 

Tú, Jesús, buen samaritano,
acércate a mí,
como hiciste siempre.

Ven a mí para introducirme

en la posada de tu corazón.
 

Acércate a mí,
herido por las flechas de la vida,
por el dolor de tantos hermanos,
por los misiles de la guerra,
por la violencia de los poderosos.

 

Sí, acércate a mí,
buen samaritano;
llévame en tus hombros,

pues soy oveja perdida;
carga con todas mis caídas,
ayúdame en todas mis tribulaciones,
hazte presente en todas mis horas bajas.

 

Ven, buen samaritano,
y hazme a mí tener tus mismos sentimientos,
para no dar nunca ningún rodeo
ante el hermano que sufre,
sino hacerme compañero de sus caminos,
amigo de tus soledades,
cercano a tus dolencias,
para ser, como Tú, "ilimitadamente bueno"
y pasar por el mundo "haciendo el bien"
y "curando las dolencias".

5. La pista de hoy: EL OJO DE UNO DE SUS RETRATOS

Al final de la peregrinación tendrás que resolver una cuestión que se te hará. Ve recogiendo las pistas que se te ofrecerá en cada etapa.

6. ÉCHANOS UNA MANO

Esta experiencia de Tierra Santa Challenge nació de forma gratuita a raíz de la pandemia de COVID19 con el fin de llevar a los domicilios particular un itinerario de fe a los jóvenes riojanos. Sin embargo, lo virtual ha trascendido diócesis y fronteras. Nuestros medios humildes tenían en mente a 50-80 jóvenes de La Rioja, sin embargo, en este Tierra Santa Challenge estamos más de 3000 personas de todos los rincones del mundo.

Esto ha supuesto un esfuerzo grande que deseamos convertir, gracias a vuestros donativos, en ayuda para las personas enfermas de nuestra hospitalidad de La Rioja y para seguir fomentando las experiencias “Challenge”. 

Por todo ello, te pedimos que, en la medida que puedas, colabores con tus donativos tanto en el mantenimiento de este proyecto, como en la colaboración que vamos a seguir teniendo con la Provincia Franciscana de la Inmaculada Concepción presente en Tierra Santa y los proyectos solidarios que están llevando con nuestros Hermanos de Tierra Santa.

DESDE ESPAÑA

Beneficiario:
Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

Número de Cuenta: ES65 2085 5651 3803 3107 2484

Asunto: Tierra Santa virtual + tu correo electrónico
Si deseas desgravarte fiscalmente por el donativo, añade en el asunto: NOMBRE Y APELLIDOS + DNI + PROVINCIA.

OPCIÓN BIZUM

Hemos habilitado una opción de transferencia a través de la plataforma BIZUM que facilita el pago de donativos con el móvil. Para donar dentro de la aplicación deben clickar en el apartado ONG y buscar o bien "Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño" o bien introducir el código: 00765

No se olviden de poner en el concepto
"Tierra Santa virtual + correo electrónico

DESDE FUERA DE ESPAÑA

Beneficiario:
Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

Número de Cuenta: ES65 2085 5651 3803 3107 2484

Dirección Entidad: AV.G.V.REY JUAN CARLOS I, 9, 26002, Logroño, La Rioja, España

Teléfono de Entidad: 0034 + 941270059

Asunto: tierra santa virtual + tu correo electrónico

CÓDIGO SWIFT: CAZRES2Z

OPCIÓN PAGO CON TARJETA (click en el botón DONATIVO): RECOMENDADA PARA NUESTROS AMIGOS ARGENTINOS Y PARA  AQUELLOS QUE LES RESULTE MÁS FÁCIL QUE LAS OTRAS VÍAS

7. Todos los peregrinos (estándar y extreme), una vez hechas las tareas, debéis rellenar UNA SOLA VEZ el formulario para adquirir el billete de autobús hasta JERUSALÉN - GETSEMANÍ

 - Haz click en el bus

TAREAS EXTRA y OPCIONALES PARA MUY MOTIVADOS

      Betania, El valor de la amistad - P. Santiago Martin (FM) Tierra Santa 2011 (38 min)

LECTURA: Papa Francisco (Christus Vivit 150-157)

 

En amistad con Cristo

 

150. Por más que vivas y experimentes no llegarás al fondo de la juventud, no conocerás la verdadera plenitud de ser joven, si no encuentras cada día al gran amigo, si no vives en amistad con Jesús.

 

151. La amistad es un regalo de la vida y un don de Dios. A través de los amigos el Señor nos va puliendo y nos va madurando. Al mismo tiempo, los amigos fieles, que están a nuestro lado en los momentos duros, son un reflejo del cariño del Señor, de su consuelo y de su presencia amable. Tener amigos nos enseña a abrirnos, a comprender, a cuidar a otros, a salir de nuestra comodidad y del aislamiento, a compartir la vida. Por eso «un amigo fiel no tiene precio» (Si 6,15).

 

152. La amistad no es una relación fugaz o pasajera, sino estable, firme, fiel, que madura con el paso del tiempo. Es una relación de afecto que nos hace sentir unidos, y al mismo tiempo es un amor generoso, que nos lleva a buscar el bien del amigo. Aunque los amigos pueden ser muy diferentes entre sí, siempre hay algunas cosas en común que los llevan a sentirse cercanos, y hay una intimidad que se comparte con sinceridad y confianza.

 

153. Es tan importante la amistad que Jesús mismo se presenta como amigo: «Ya no los llamo siervos, los llamo amigos» (Jn 15,15). Por la gracia que Él nos regala, somos elevados de tal manera que somos realmente amigos suyos. Con el mismo amor que Él derrama en nosotros podemos amarlo, llevando su amor a los demás, con la esperanza de que también ellos encontrarán su puesto en la comunidad de amistad fundada por Jesucristo[80]. Y si bien Él ya está plenamente feliz resucitado, es posible ser generosos con Él, ayudándole a construir su Reino en este mundo, siendo sus instrumentos para llevar su mensaje y su luz y, sobre todo, su amor a los demás (cf. Jn 15,16). Los discípulos escucharon el llamado de Jesús a la amistad con Él. Fue una invitación que no los forzó, sino que se propuso delicadamente a su libertad: «Vengan y vean» les dijo, y «ellos fueron, vieron donde vivía y se quedaron con Él aquel día» (Jn 1,39). Después de ese encuentro, íntimo e inesperado, dejaron todo y se fueron con Él.

 

154. La amistad con Jesús es inquebrantable. Él nunca se va, aunque a veces parece que hace silencio. Cuando lo necesitamos se deja encontrar por nosotros (cf. Jr 29,14) y está a nuestro lado por donde vayamos (cf. Jos 1,9). Porque Él jamás rompe una alianza. A nosotros nos pide que no lo abandonemos: «Permanezcan unidos a mí» (Jn 15,4). Pero si nos alejamos, «Él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo» (2 Tm 2,13).

 

155. Con el amigo hablamos, compartimos las cosas más secretas. Con Jesús también conversamos. La oración es un desafío y una aventura. ¡Y qué aventura! Permite que lo conozcamos cada vez mejor, entremos en su espesura y crezcamos en una unión siempre más fuerte. La oración nos permite contarle todo lo que nos pasa y quedarnos confiados en sus brazos, y al mismo tiempo nos regala instantes de preciosa intimidad y afecto, donde Jesús derrama en nosotros su propia vida. Rezando «le abrimos la jugada» a Él, le damos lugar «para que Él pueda actuar y pueda entrar y pueda vencer»[81].

 

156. Así es posible llegar a experimentar una unidad constante con Él, que supera todo lo que podamos vivir con otras personas: «Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí» (Ga 2,20). No prives a tu juventud de esta amistad. Podrás sentirlo a tu lado no sólo cuando ores. Reconocerás que camina contigo en todo momento. Intenta descubrirlo y vivirás la bella experiencia de saberte siempre acompañado. Es lo que vivieron los discípulos de Emaús cuando, mientras caminaban y conversaban desorientados, Jesús se hizo presente y «caminaba con ellos» (Lc 24,15). Un santo decía que «el cristianismo no es un conjunto de verdades que hay que creer, de leyes que hay que cumplir, de prohibiciones. Así resulta muy repugnante. El cristianismo es una Persona que me amó tanto que reclama mi amor. El cristianismo es Cristo»[82].

 

157. Jesús puede unir a todos los jóvenes de la Iglesia en un único sueño, «un sueño grande y un sueño capaz de cobijar a todos. Ese sueño por el que Jesús dio la vida en la cruz y el Espíritu Santo se desparramó y tatuó a fuego el día de Pentecostés en el corazón de cada hombre y cada mujer, en el corazón de cada uno […]. Lo tatuó a la espera de que encuentre espacio para crecer y para desarrollarse. Un sueño, un sueño llamado Jesús sembrado por el Padre, Dios como Él –como el Padre–, enviado por el Padre con la confianza que crecerá y vivirá en cada corazón. Un sueño concreto, que es una persona, que corre por nuestras venas, estremece el corazón y lo hace bailar»[83].

CONTÁCTANOS EN:

E-mail: juventud@iglesiaenlarioja.org

© 2020 Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño
Pastoral Juvenil de La Rioja