Auschwitz Challenge

Etapa 4 - AMSTERDAM II - LOS AMIGOS, ESOS HERMANOS QUE TE DAN LA VIDA

Estimado peregrino, estimada peregrina:

Despertamos en Ámsterdam y seguiremos disfrutando de Etty Hillesum. Hoy Etty nos presentará a sus amigos. Ella era muy sociable y sabía bien cómo llamar la atención en los encuentros sociales. No faltaban chicos que suspiraran por ella y esto le gustaba y pasaba su tiempo pensando en los vestidos que llevar o cómo tratar a esta persona o la otra. Vamos, que lo bueno de estar con Etty es que en ella vemos a una joven normal y que, habiendo pasado ya más de 100 años de su nacimiento, podemos sentirnos identificados en algunas de sus vivencias.

La amistad es, sin duda, algo esencial para ella, pues tratar de corazón a corazón con otras personas le ayuda a comprender lo que está viviendo o se cuestiona asuntos que ve en los demás. Cierto día, por ejemplo, le preguntó a su amiga Henny Tideman si ella se arrodillaba alguna vez para rezar. Y es que a Etty le llamaba mucho la atención que los católicos emplearan esta postura corporal tan desconocida para la tradición judía. Su amigo Klaas le anima a huir o esconderse. Su amigo Mechanicus en el campo de Westerbork fue un apoyo continuo, su amiga Maria, Jopie…

Teresa de Jesús hablaba de la necesidad de “amigos fuertes de Dios” para poder recorrer el camino de la vida con Jesús. Ana Frank, coprotagonista de esta etapa y célebre por sus diarios escritos durante el tiempo que estuvo escondida con su familia en esta ciudad de Ámsterdam, también tuvo su “mejor amiga”, Jacqueline. Esta amiga fue hasta hace poco tiempo una desconocida para la opinión pública. Pero después de muchos años publicó un libro en el que confiesa: “No siempre resultaba fácil ser la mejor amiga de Ana. Era exigente y a menudo celosa... Teníamos caracteres totalmente opuestos. Sin embargo, éramos como almas gemelas, no había secretos entre nosotras y tratábamos de imitarnos la una a la otra (…) Volvíamos juntas del colegio... Hacíamos los deberes juntas. Ana era más estudiosa, pero yo la ayudaba con las matemáticas, asignatura que no se le daba muy bien". Juntas jugaban al pimpón. Y leían los mismos libros, sobre todo las aventuras infantiles de la escritora holandesa Cissy van Marxveldt. "Nos permitían identificarnos con aquellas chicas que vivían en un mundo de libertad y despreocupación (…) Lo pasábamos bien. Teníamos conciencia de estar viviendo en una época complicada, pero no imaginábamos lo que ocurriría".

Etty y Ana. Dos chicas que no eran perfectas pero que dejaron en sus diarios un testimonio valioso para las siguientes generaciones: si la vida de todos y cada uno de los seres humanos no es valorada en su dignidad profunda, Auschwitz se repetirá una y otra vez en cada momento de la historia.

Vivamos esta etapa con profundo agradecimiento por las amistades que hemos tenido y tenemos en la actualidad, siendo conscientes de que algo de nuestra identidad de ahora es fruto de estas relaciones tan especiales. Caminemos por las calles de Ámsterdam de la mano de Etty, de Ana y de nuestros amigos.

¡EUNTES!

01

AMSTERDAM

Seguimos disfrutando de esta ciudad en la que Etty disfrutó de amistades muy diversas, entre las que destaca su amiga católica Henny Tideman con quien compartía sus inquietudes y un cuaderno que semanalmente se intercambiaban y en el que escribían frases célebres de los autores que leían.

02

UNA PÍLDORA DE HISTORIA

Unai y Uxía, dos jóvenes de la delegación de Pastoral Juvenil de la diócesis nos ayudan a comprender un poco mejor el conflicto bélico que enmarca los escritos de Etty y de otros contemporáneos suyos. PINCHA EN EL ICONO PARA VER EL VÍDEO

03

CRECIENDO CON ETTY

Mamen nos presenta hoy cómo la amistad fue un factor decisivo en el itinerario espiritual de Etty. Amigos diversos en diferentes épocas de la vida con quienes fue aprendiendo a vivir con coherencia a la verdad que hallaba en su interior.

04

PROPUESTA ORANTE

 PINCHA EN EL ICONO PARA ENTRAR EN LA PROPUESTA ORANTE

05

EL PERSONAJE DEL DÍA

Elena, miembro de la Fundación Etty Hillesum y profesora de Educación Física entre otras ocupaciones y pasiones, nos ofrece un acercamiento muy sugerente a la persona de Ana Frank.

06. Tu campo de concentración

Dedica hoy a “tu campo de concentración” estos pensamientos de Ana Frank:

  • «¡Qué maravilloso es que nadie tenga que esperar un instante antes de comenzar a mejorar el mundo!».

 

  • «No se nos permite tener nuestra propia opinión. La gente quiere que mantengamos la boca cerrada, pero eso no te impide tener tu propia opinión. Todo el mundo debe poder decir lo que piensa».

 

  • «Toda persona tiene dentro de él algo bueno. La noticia es que usted no sabe lo grande que puede ser. Cuando se puede amar, ¡Cuánto se puede lograr!».

 

  • «Es difícil en tiempos como estos pensar en ideales, sueños y esperanzas, solo para ser aplastados por la cruda realidad. Es un milagro que no abandone todos mis ideales. Sin embargo, me aferro a ellos porque sigo creyendo, a pesar de todo, que la gente es buena de verdad en el fondo de su corazón».

 

  • «Lo que se hace no se puede deshacer, pero se puede prevenir que vuelva a ocurrir».

 

  • «No pienso en la miseria sino en la belleza que aún permanece».

 

  • «Quien es feliz hará felices a los demás también».

 07. Gran enigma de Auschwitz Challenge

En cada una de las etapas te ofreceremos algunas pistas para que al final del itinerario puedas resolver quién es el personaje misterioso de este Auschwitz Challenge.

La pista de hoy es: El protagonista de la película de la pista de la etapa anterior es un hombre cuyos restos yacen en Israel

Adquiere tu billete de bus

Para pasar a la siguiente etapa tu chófer personal desea saber si has aprovechado bien lo vivido en el día de hoy. Por eso, aquí tienes un breve cuestionario para poder adquirir tu billete HACIA OTRO PUNTO DE AMSTERDAM. PINCHA EN EL BILLETE

9.png

Material para extra motivados

RECETA DEL DÍA: BITTERBALLEN

Ingredientes

  • 300 grs. de carne vacuna cocida

  • 60 grs. de mantequilla

  • 60 grs. de harina

  • Caldo de carne

  • Sal

  • Pimienta

  • Perejil

  • Polvo de curry

  • Pan rallado

  • Huevo

  • Aceite de oliva

 

Partiendo de la base de que ya tenemos la carne cocida, la añadimos a un bol junto con un huevo batido y removemos hasta que se forme una masa. A continuación, vamos añadiendo poco a poco la harina, espolvoreándola mientras seguimos removiendo toda la masa.

Cuando tengamos los tres ingredientes mezclados, calentamos en un cazo toda la mantequilla y añadimos el polvo de curry, el perejil, la sal, la pimienta y el caldo de carne. En cuanto a cantidades, de las especias se puede añadir una cucharada de café y, de caldo, dos tercios de un vaso de agua. Dejamos que llegue a hervir todo el contenido y cocinamos durante un par de minutos. Durante la cocción notaréis el olor que desprende, todo ese olor conseguirá dar un sabor muy especial y condimentado a nuestras bitterballen.

Pasados los dos minutos, retiramos del fuego, esperamos a que se enfríe un poco y añadimos a la masa, removiendo y mezclando todo lo mejor que podamos.

Una vez que todos los ingredientes se encuentran perfectamente compactados, tapamos el bol con papel film y lo reservamos en la nevera al menos durante 8-12 horas, para que los ingredientes vayan uniéndose.

Transcurridas las horas, sacamos de la nevera el bol y retiramos el film. Con la mano vamos cogiendo porciones de la masa y haciendo bolas redondas de unos 4 o 5 centímetros, las pasamos por harina, huevo y pan rallado y reservamos. Cuando terminemos con todas ponemos a calentar una sartén con abundante aceite y vamos friéndolas de pocas en pocas, claro que esto dependerá de la sartén que usemos, pero intentar no echar muchas a la vez.

Para presentar las bitterballen se suelen colocar en un plato junto con un cuenco con mostaza.

PROPUESTA DE CINE Y LECTURA: 

LECTURA: las páginas que el padre de Ana Frank retiró de su diario

PINCHA EN EL ICONO

CONTÁCTANOS EN:

E-mail: juventud@iglesiaenlarioja.org

© 2020 Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño
Pastoral Juvenil de La Rioja